jueves

Bodegas Atilio Avena, Mendoza, Argentina.



Noches de invierno que no podrán aún con los curiosos de nuevas experiencias sensoriales con nuestro querido vino. Y por ende nos reencontramos los wine lovers y fans de la Vinoteca Caballito a disfrutar de los deliciosos productos de Bodegas Atilio Avena.
Nos recibe Jorge Bourdié, oriundo del barrio de Caballito, Sommelier y Profesor de la Escuela de Vinos. También presente el área comercial de la bodega con Carlos Bossart.
Comenzamos el viaje de degustación conociendo un poco la historia de Don Atilio (permitidme la confianza), fallecido hace algunos meses a los 99 años y dejó un legado de vides, cubas, y quizás la respuesta sobre la fuente de la buena juventud.
La Bodega se encuentra actualmente en Mendoza, en Rusell, al sudoeste de la ciudad. En 1997 sale al mercado el primer vino fraccionado, un Malbec Roble 96, que de existir alguna botella, a comprarla y guardarla como objeto de arte coleccionable. Continúa el relato sobre la filosofía de la bodega que es crear vinos agradables y no complicados para tomar, y si bien tienen alguno que otro muy altamente calificado y premiado no es este el fin de sus vinos, los concursos. Además la Bodega tiene su negocio olivícola con aceite de oliva extra premium ($39), aceitunas verdes y negras extra en salmuera ($12) y pasta de aceitunas ($9). Estos productos son exportados a Brasil en un 70%.
La boca se me hacía agua y el Sr. Profesor se apiadó de sus oyentes, me included, de tanta historia y procedió a servir un línea Atilio Avena Malbec Roble 2006 ($25), realizado con proceso tradicional en la elaboración, siesta en barricas de roble por siete meses y más siesta en cavas oscuras y húmedas . Miramos las copas, el vino y percibimos limpieza, colores, vista a pleno. Sigue la nariz, copa quieta señoras y señores ¡por favor!, intentamos encontrar aromas amenos, sanos. Agitamos luego, despacio, liberamos la volatilidad aromática, salen los aromas primarios, los de fermentación, los que aporta la madera, y sin entretenernos más los probamos. Sabores y estructuras dicen presente y buscamos el equilibrio del vino en boca. Nos proponemos el juego del maridaje con comidas, y es un juego a pura química de elementos, mientras que el gusto subjetivo es la manifestación del arte . Continuamos con Atilio Avena Reserva Roble Cabernet Merlot 2006 ($35), con proceso de maceración carbónica, por 8 meses siestean estos jugos en barricas nuevas francesas y americanas que le aportan complejidad y peso a su estructura. Si no andamos a las apuradas, como casi siempre andamos, lo podemos guardar como corresponde unos cuatro años. Nuestro amigo querido Pablo, dueño de la vinoteca centenaria que nos alberga, le solicita a Cristina que nos deleite con sus manjares y comenzamos a probar matambre casero en figacitas recién horneadas, arrollados de jamón y queso, de queso y tomate, y sacramentos calientes de queso. Allí se nos sorprende, y muy bien por cierto, con un vino homenaje a Don Atilio, es Gran Reserva Barlét II 2006 ($100), blend de Malbec, Merlot y Syrah. Este es un vino merecedor de trasvasado, de oxigenación previa al placer de tomarlo. Una vez más repetimos cual mantra sagrado ¡cuidado con la temperatura ambiente!, te la regalo abrir éste vino en el desierto de Atacama durante el día ahora si es de noche capaz nos acercamos a ese glorioso momento de descorche, paciente espera, y exquisito placer de sabores.
Se termina el encuentro, Pablo nos regala un espumante para probar unas dulzuras de postre y se realizan los sorteos entre los compradores. ¿Por dónde andarán mis amigos wine lovers qué siempre ganaban estos maravillosos premios y hace rato no encuentro?
Vamos partiendo a las casas, en taxi, caminando o en bus.
Si tomás no manejes. Es así.
La vida hay que disfrutarla, igual que el vino. A cuidarnos bien.



Próxima degustación de vinos Kaikén el martes 8 de Septiembre, como siempre a las 21 horas, puntuales, y si reservás, andá, no te lo pierdas.


See you!

1 comentario:

James dijo...

Traveling is fun and here's a place where you could stay which is more affordable and comfortable.


Hostels in Buenos Aires

Los niños tienen derechos